domingo, 5 de marzo de 2017

Discapacidad desde dentro: destrozando mitos sobre los ciegos

¡Hola, holaaaa!!!!!! Sí, ¡he vuelto! Sé que no os lo podeis creer, pero así es. Estoy otra vez por aquí con nuevas ideas, y me he rodeado de buenos ayudantes que le darán más matices a mis publicaciones, de manera que ya no estarán basadas en mi experiencia únicamente, si no que contaré con los puntos de vista de más ciegos. (puntos de vista de ciegos, mola, ¿eeeeeeeh?). Aunque tranquilos, que seguiré escribiéndolas yo.
La publicación de resurrección está dedicada a desmontar todos aquellos mitos (o una parte) con los que nos hemos encontrado por ser ciegos. Esperamos que después de esto quede todo más claro!:



1. -"Los ciegos sólo tenemos perros guía, si no no tenemos perro". Esta es una de las creencias más extendidas, sobretodo en países como españa donde el uso del perro guía está tan normalizado. Aunque parezca mentira, a muchos nos gustan los animales, y que tengamos un perro no significa que necesariamente tenga que ser guía. Algunos atrebidos tienen hasta 2 perros, el guía y el no guía. Aunque al final, por mucho que nuestro perro no sea lazarillo... termina aprendiendo cosas asombrosas como a avisarnos que está cerca rozándonos con el ocico, o apartarse de nuestro camino para no ser atropellado.

2. -"Los ciegos le tocamos la cara a la gente para saber cómo son". Este es el mito por antonomasia, todos creen que vamos por ahí palpando caras nada más conocernos. "hola Menganito, soy ciego y quiero tocarte la cara, porque si no no sabré como eres y no podré dormir por las noches. Entiéndelo". Esta leyenda urbana se ha extendido gracias a los libros y las películas en las que aparecen ciegos, ya que siempre, siempre, siempre salen tocando getas por ahí, y no, señores. Planteé esta cuestión a los chicos de tiflojuegos (otro día os hablaré de los ciegos gamers, alucinareis), y a unas cuantas personas más, y todas coincidieron en lo mismo. No, no exploran el rostro de nadie para saber como es. De hecho no es necesario porque con el intercambio de besos en un saludo, podemos hacernos una idea aproximada de como puede ser la otra persona. Obviamente no sabremos el color de piel, de ojos, de cabello etc, pero sí si es cachetudo, tiene la nariz grande o pequeña o su complexión. Aún así, no afirmo categóricamente que ningún ciego haga exploración táctil, porque de todo hay en el mundo, pero no os asusteis, que la mayoría no lo hacemos, no invadiremos vuestro espacio personal a no ser que haya muchísima confianza.

3. -"No, los ciegos no tenemos súper poderes", no sabemos por tu tono de voz si eres alto, bajo, rubio, moreno o si eres terríblemente sexy.

4. -"Quién soy?" Todos los ciegos sabemos reconocer a cualquier persona a la que hayamos escuchado, aunque hayan pasado 20 años y le haya cambiado la voz, por supuesto. Es por nuestro oído súper desarrollado. Un sabio amigo me comentaba: "me pueden preguntar: sabes bañarte? como comes? los ciegos como cojen? te has hecho la paja? has matado a alguien? todo bien. pero pregúntenme: a ver, quién soy? y están firmando su sentencia de muerte". Y es que de verdad, no somos un súper pc capaz de almacenar y organizar todas las voces que escuchamos a lo largo de nuestra vida, y mucho menos editarlas y ponerle 20 o 30 años encima para identificarlas con el paso del tiempo. Una cosa es reconocer a los compañeros de clase, trabajo, vecinos, amigos etc, que son personas con las que nos relacionamos habitualmente, y otra cosa es intercambiar 3 palabras con alguien y que a los 2 años te pregunte quién es. Par favar, ¡comprendednos!

5. -"Los ciegos somos amantes excepcionales". Mira, tu puedes ser un vidente mediocre tirando a malo en la cama, que como pierdas la vista adquirirás poderes eróticos capaces de deprimir al cristian grey ese. Según un amigo: "el camasutra lo escribieron ciegos indúes okey no".

6. -"los ciegos podemos ver una foto si la tocamos". Una vez más volvemos a nuestros súper poderes para entender este otro mito. Obviamente no es así, aunque nos pongan delante un dibujo o una foto, por más que la manoseemos no podremos saber qué hay en ella, a no ser que alguien nos remarque las líneas de la misma. Por favor, propietarios de tiendas sobretodo, dejad de mostrarnos los catálogos que no nos sirven de nada. ¡Describid!

7. -"Todos los ciegos tenemos un oído y una voz excepcional, además de ser grandes músicos". Pues bueno, respecto al oído la mayoría tenemos el oído más desarrollado, pero no todos tenemos un oído musical extraordinario. Algunos son grandes músicos, y otros no tocamos bien ni el triángulo. Disculpen la decepción.

8. -"Todos los ciegos somos malhumorados y antipáticos". Este es uno de los mitos que más me fastidia personalmente. Cuando yo nací, a mis padres les dijeron desde cierta organización que iba a tener un carácter fuerte e iba a ser una malhumorada, porque claro, era ciega, y ya se sabe, todos los ciegos somos exáctamente iguales, como calcados unos de otros. En realidad Tampoco somos infelices necesariamente sólo por ser ciegos, de hecho, lo que hace infeliz a cualquier persona con diversidad funcional es la sociedad que nos trata como si  fuésemos inferiores.

9. -"Los ciegos sólo podemos estudiar carreras de humanidades, nada de ingenierías". ¿Un ciego abogado, periodista, o filólogo? puede ser. ¿uno ingeniero? ¡Jamás!. Pues... no. De hecho siento destrozar vuestra burbuja pero las grandes empresas como apple, facebook, google etc, cuentan con personas con discapacidad visual entre su plantilla de ingenieros, precisamente para mejorar los temas de accesibilidad, entre otras cosas. Existen los ingenieros ciegos, como todo, los hay buenos y malos, pero no depende de la ceguera precisamente.

10. -"Los ciegos necesitamos ayuda para todo. Nos bañan, nos visten  y nos dan de comer. Si vamos bien arreglados, (maquilladas, afeitados etc)  es por que nos lo han hecho, seguro. Porque es sabido que todos somos menores de edad. Aunque tengamos 40 años siempre necesitaremos la supervisión de alguien que vea. ¡Dios sabe qué pedos nos podemos mandar!".

Bonus track: "los ciegos no podemos tener sexo, porque no podemos saber dónde se mete". Este ni lo comento, no vale la pena. Aunque sí que conozco a alguien que a este tipo de ocurrencias responde con un sutil: "ven, y ya te lo demuestro".

¡Y esto es todo por hoy, lectores!. La verdad es que la entrada daba para mucho más, pero ya se hacía muy larga. Espero que os haya gustado, os hayais reído, y sobre todo que se hayan desmitificado todas estas cuestiones. Gracias a los chicos de tiflojuegos (J, Áxel, Sandl, Seb, Derec.. espero no olvidar a ninguno) por aportar diferentes mitos y nutrir esta entrada. Un saludo, y ¡hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SI TE HA GUSTADO, ¡COMENTA, Y COMPARTE EN TUS REDES!